8 Beneficios de la Biodanza

Biodanza e Inteligencia Afectiva
8 noviembre, 2016
La Biodanza es uno de los sistemas más completos que existen.

De la mano de la diversión, el disfrute y el placer nos lleva a transformaciones muy poderosas tanto en lo orgánico como en lo existencial.

Rolando Toro, su creador, supo aunar ciencia y arte, y no es de extrañar que en pocos años se haya propagado por todo el mundo de forma tan asombrosa.

La “Escuela de Biodanza SRT de Madrid – Centro” te presenta 8 efectos que sirven de ejemplo de lo que la Biodanza nos puede aportar.

 

1) Incremento de la ALEGRÍA

Quizá una de las cosas que experimentes cuando practiques Biodanza por primera vez sea una cierta sensación de estar más contento/a durante los dos o tres días posteriores (si no lo estropea tu jefe). Con el tiempo, ese aumento permanece de forma constante.

Esto no es magia. Es el resultado de un estudiado efecto sobre el “humor endógeno”, el estado de ánimo que es resultante de la conjunción de factores genéticos y del estado global de salud y que es difícil (o imposible) modificar sólo con intentarlo conscientemente pero sí por las vivencias vitalizadoras que te propone la Biodanza.

 Tiene relación con las hormonas y estrógenos, quizá más concretamente con el receptor 5HT que se liga a la serotonina y establece la comunicación con los centros del cerebro asociados al humor.

 

2) Reducción del ESTRÉS

La Biodanza te ayuda a estar con atención y acción cuando hay que estarlo y con relajación y abandono cuando corresponde.

Comprobarás que en una sesión de Biodanza hay ejercicios-danza de movimiento y activación y otros de paz y entrega. En la primera parte estamos activando el “sistema simpático” (segregando principalmente adrenalina) y en la segunda el “sistema para-simpático” (segregando principalmente acetil-colina).

De esta forma, la Biodanza ayuda a regular el sistema nervioso autónomo (neuro-vegetativo) al cual es difícil acceder conscientemente.

 

3) Fortalecimiento del SISTEMA INMUNOLÓGICO

Estudios efectuados por Marcus Stück y Alejandra Villegas en la Universidad de Leipzig (2008) constatan este efecto que predijo Rolando Toro.

Compararon la secreción en saliva de inmunoglobulina de clase “A”, antes y después de las sesiones con dos grupos, uno de Biodanza y otros de participantes en un curso de reducción del estrés. Ambos grupos mostraron incrementos pero en el grupo de Biodanza existía “transferencia” (se llevaba a la vida cotidiana), es decir, un efecto a largo plazo (si se practica regularmente mantenida en el tiempo).

De los estudios se desprende que “la práctica de Biodanza de forma continuada mantiene los cambios inmunológicos de manera estable”.

 

4) Mejora de las relaciones CON LAS DEMÁS PERSONAS

La Biodanza desarrolla nuestras competencias afectivo-sociales con innumerables ejercicios experiencias con las que integramos de forma natural nuestra empatía, asertividad, seducción, confianza…

Rolando Toro elaboró una escala con los niveles de “vínculo” basándose en diferentes autores:
1) individualismo anárquico,
2) personalismo y colectivismo,
3) prioridad del “nosotros” y del diálogo,
4) nutrición recíproca de la identidad del otro,
5) empatía y
6) epifanía del encuentro que lo que se experimenta en Biodanza.

 

5) Mejora de nuestras COMPETENCIAS PERSONALES

En los citados estudios de Stück y Villegas se realizaron pruebas en Argentina y en Alemania con grupos de Biodanza y grupos de control con cuestionarios pasados en 10 autores.

En ellos se constató que la Biodanza producía efectos positivos, entre otras, en las siguientes variables psicológicas: eficacia propia, salud psíquica, expansividad, autonomía, valoración de sí mismo, concepto sobre propias capacidades, optimismo, orientación positiva hacia el futuro y hacia la vida, tranquilidad interior y equilibrio, seguridad en sí mismo…

 

6) Expansión de CONCIENCIA

La Biodanza nos ayuda a percibir la realidad de forma más profunda, a captar la esencia de las personas y del mundo, nos proporciona un cambio en el sentido y significado del todo.

Los seres humanos tenemos dos tipos de estados de conciencia:

  • los estados “alternativos” (la conciencia ordinaria y el sueño)
  • y los estados “alterados” (producidos por meditación, hipnosis, drogas o procedimientos de trance).

Las cuidadas secuencias de ejercicios de la Biodanza nos permiten un suave “trance” integrador que nos lleva a una conciencia ampliada.

No te preocupes que no “perderás” la conciencia ni saldrás viendo dragones pero sí es frecuente experimentar:

  • éxtasis” (descubrir lo bello de fuera, percepción de todo lo que existe e identificación con el universo, las múltiples criaturas y las personas), e
  • íntasis” (descubrir lo bello de mí y todas mis potencialidades, felicidad de ser yo mismo/a).

 

7) Incremento de la INTELIGENCIA AFECTIVA

La Biodanza, trabaja sin que te des cuenta, en los tres pasos que proponen los expertos en Inteligencia Emocional (Daniel Goleman y otros):

  • en la capacidad de “percibir” las emociones y “aceptarlas” (sentir lo que estoy sintiendo gracias a la base vivencial de la Biodanza),
  • en la capacidad para “entenderlas” (gracias a la conciencia ampliada), y
  • en la capacidad para “regularlas” (para actuar de forma beneficiosa para mí y las demás personas, gracias a la progresividad, la autoregulación y el feed-back).

Rolando además contempla la direccionalidad ética en esas capacidades, proponiendo el término Inteligencia Afectiva para referirnos a la “inteligencia puesta al servicio del amor, de la felicidad y de la alegría de vivir”.

Para saber más sobre este punto puedes leer el artículo:
Biodanza e Inteligencia Afectiva: más allá de la Inteligencia Emocional

 

8) Incremento de la FELICIDAD

Lo que realizarás en Biodanza es completamente sinérgico con las indicaciones que nos propone para una vida plena la Psicología Positiva, encabezada por Martin Seligman y Mihaly Csikszentmihalyi.

Estas son:

  • el cultivo de “emociones positivas” (satisfacción, serenidad, confianza, optimismo),
  • la consecución de “placeres” (corporales y superiores),
  • el incremento de nuestra capacidad de “fluir” (“Flow”),
  • el desarrollo de nuestras “fortalezas y virtudes” personales, y
  • aportar un sentido a la existencia (“trascendencia”).

Para saber más sobre este punto puedes leer el artículo:
Biodanza y Felicidad: una visión desde la Psicología Positiva

¿Te animas a comprobar la eficacia de la Biodanza en ti?

 

  • Autor: David Díez Sánchez (Director de la “Escuela de Biodanza Sistema Rolando Toro de Madrid – Centro”).
  • Fecha de primera publicación: 11-09-2011

 

 

1 Comment

  1. martylopezarriagada dice:

    cuando es mixto cambia la cosa pero cuando son puras mujeres se siente uno como lesviana

    No votes yet.
    Please wait...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *